Básicamente la diferencia entre una instalación de baja y otra de media tensión radica en la cantidad de energía que cada una es capaz de trasportar y/o aprovechar.

La tensión media es toda aquella instalación que soporta potencias desde 1 hasta 25 kV y se usa principalmente en plantas de procesamiento que producen energía para los usuarios finales.

Por otro lado, la tensión baja se refiere a potencias inferiores a 1 kV. Las instalaciones de dicha naturaleza son las que se encuentran en el hogar, pequeñas industrias o negocios y algunos espacios comunes.

Cada tipo de instalación requiere componentes específicos que soporten su tensión eléctrica, ya que de usarse protectores, transformadores, centros de carga y otros elementos diseñados para potencias diferentes, habrá un mal o nulo funcionamiento que puede ser incluso riesgoso.

Llámanos, en Proyectos Eléctricos Romano tenemos amplios conocimientos en instalaciones eléctricas tanto de baja como de media tensión.